Una bilbaína con corazón flamenco

Flamenco

El arte y la fuerza de la danza con la que se expresa Adriana Bilbao Zarraonandia encima del escenario emocionan. Es sentimiento en estado puro. Es magia, es duende, es Flamenco… Os quiero presentar a esta bilbaína valiente, llena de talento, que un día, muy jovencita, cogió la maleta para seguir aprendiendo y cumplir sus sueños.

Los sueños se cumplen, con mucho trabajo

Formación académica y no académica

Soy Licenciada en Comunicación Audiovisual, he hecho además un Máster en Artes Escénicas y también tengo el Título del Grado Profesional de Danza; actualmente estoy estudiando para obtener el Título Superior de Danza en la línea de Pedagogía de Flamenco. Además de la formación académica he recibido clases y cursos de numerosos artistas, destacando a mi maestra, Susana Lupiañez “La Lupi” con quien he estado varios años.

Según el día y según el momento definiría mi profesión de diferente manera: es sacrificada, disciplinada, dura, pero a la vez muy gratificante. Todas las disciplinas artísticas tienen una doble lectura, por un lado está la parte “bonita”, lo que llega al público, el trabajo acabado; y por el otro, lo que no se ve, el estudio diario, el proceso de creación y las distintas posibilidades que se trabajan hasta dar con la adecuada y definitiva. Estos momentos que nadie ve y que sólo uno conoce, son los que hacen de ella una actividad vocacional.

Adriana, bailaora

adriana-1

adriana-bilbaoMe gusta lo que hago, más allá de lo que aparentemente es un bailarín, no sólo tiene que saber moverse. Además de la técnica, cuantas más experiencias tenga mayor será su sensibilidad y más amplio el abanico en el que se pueda mover.

 

Creo que es una profesión poco valorada y reconocida a pesar de que la danza está presente desde las primeras civilizaciones, en ritos y celebraciones como medio de comunicación, como refuerzo de una identidad o ideología, como mecanismo para entablar relaciones, como experiencia artística o como mero divertimento; en definitiva, es una de las manifestaciones más primitivas. Resulta triste comprobar que a pesar de que ha estado siempre tan presente en la sociedad ocupando un lugar destacado, actualmente se han reducido estos ámbitos de manera alarmante.

El Flamenco, una forma de vida

adriana-4

Por otro lado está el Flamenco, el cual además de baile, engloba cante, toque y en definitiva una forma de vida. Podría escribir unos cuantas páginas si me detengo aquí pero sí me gustaría decir que cuanto más te interesa y más conoces, más te das cuenta de lo poco que sabes y te va atrapando. Para dedicarse a esto  necesitas haber vivido experiencias, necesitas ser aficionado…Es un arte relativamente reciente y aún así existen infinidad de controversias con parte de su historia lo que lo hace más interesante; además es una música tremendamente rica con diferentes influencias culturales. Con todos los ingredientes y conocimientos que se tengan se crea una comunicación entre guitarristas, cantaores, bailaores y demás músicos que sin decirse nada muchas veces se van entendiendo en el escenario; por tanto cuanto más se sabe más se disfruta y más disfruta el público.

Además hay que añadirle la carga emocional: a diferencia de lo que mucha gente piensa, el flamenco no ha sido un arte de señoritos, ha sido un arte de clases bajas, que encontraban en el flamenco una vía de escape a sus problemas; con lo cual, la esencia no hay que buscarla en la “España de charanga y pandereta” que describía Antonio Machado.

¿Cómo has llegado hasta aquí?

La danza me ha gustado siempre. Desde pequeñita en el cole he hecho gimnasia rítmica y aeróbic y cuando tenía 12 años empecé a bailar flamenco en Bilbao pero no fue hasta los 17, cuando fui a Málaga y me di cuenta de lo que era realmente. La vida me ha ido llevando. Es una profesión en la que los contactos son muy importantes pero a la vez hay que ir con mucho ojo. En la vida hay que rodearse de gente que te facilite las cosas ya sea a nivel personal, artístico, profesional, emocional… A mí hasta el momento me ha ido bastante bien, he tenido alguna experiencia mala, pero en general siempre los resultados han sido buenos y de todo se aprende.

Inspiración

En primer lugar mi ama (mamá), por ella empecé y ella me enseño mis primeros pasos, de no haberme abierto esta puerta pues quizás ahora no estaría haciendo esto. Después, cuando vi a La Lupi por Internet supe que quería ir a aprender con ella. Tomé esa decisión bastante joven y creo que fue una de las mejores. En el día a día me puede inspirar mucha gente pero lo cierto es que conozco a muy pocas personas con la dedicación, la entereza y el amor que le pone esta mujer a su trabajo y doy gracias a la vida por seguir disfrutando de ella hoy en día.

Y por supuesto mi aitite (abuelo) me ha servido de inspiración siempre. No le he conocido jugando pero ha sido mi aitite, le he escuchado millones de veces, en muchas entrevistas y charlas en casa y puedo decir con profundo orgullo y con la mirada repleta que no he conocido a nadie tan humilde y tan grande a la vez; por tanto creo que el mayor ejemplo lo he tenido muy cerca siempre.

Competencias que destacarías para tu profesión

  • Motivación, perseverancia, disciplina, sacrificio.
  • Ser buen aficionado al flamenco en general.
  • Tener buen oído, sentido del ritmo, técnica.
  • Capacidad de creación, interpretación, improvisación, comunicación.
  • Capacidad de reacción frente a imprevistos.
  • Estar en forma.
  • Trabajar en equipo.
  • Pasar muchas horas sólo/a, de viaje.
  • ¡Aceptar las críticas!

 

¿Cómo han sido los últimos años en lo profesional y cómo ves el futuro?

Pues siempre puede ir mejor, no obstante no me quejo porque puedo vivir haciendo lo que me gusta. Es cierto que se pasan rachas malas pero se compensan con los momentos buenos y además tengo mucha gente alrededor que me anima. En cuanto al futuro siempre trato de tenerlo presente, aunque es una profesión que se vive más el día a día.

Creo que no se prepara a los bailarines para afrontar el momento en el que dejan de bailar. Es una profesión más corta que cualquier otra y ni que decir tiene por tema de lesiones, por tanto creo que es muy importante tener claro que pasa después.

Por esto hice una carrera, después un máster y ahora sigo estudiando para conseguir otro título superior; con esto se me abre un campo de posibilidades para el día de mañana poder dar clases en un conservatorio, una escuela de danza… Tengo claro que mientras pueda seguiré bailando, viajando, enseñando… pero si algún día hay que aminorar el ritmo, por lo menos tengo algo que me facilitará las cosas.

Experiencia

Creo que he sabido mantener un equilibrio personal-profesional. He renunciado a bastantes cosas, a  muchos momentos con mi familia y con mis amigos… pero también he sabido encontrar otros, porque en definitiva los necesito para desconectar y cargar pilas.

¿Qué recomendarías a alguien que quiera dedicarse a esta profesión?

Que lo haga por vocación, ¡porque de verdad le llene!

¿Qué te hubiera gustado saber cuándo empezabas y que sí sabes ahora?

Pfff… todo…He de reconocer que el proceso es maravilloso y estoy muy orgullosa de haber aprendido y de seguir haciéndolo, no obstante, como he dicho antes, cuanto más sabes más te das cuenta de lo que te queda por aprender con lo cual si cuando me marché de Bilbao hubiera sabido lo que sé ahora, hubiera adelantado once años.

Con los pies en su tierra

adriana-6

¿Dónde vives, dónde te gustaría?

Actualmente resido en Madrid, he vivido cuatro años en Málaga y seis en Sevilla pero me gustaría acabar viviendo en Bilbao porque es mi tierra. Llevo muchos años fuera y aún me quedan unos cuantos; a pesar de que hoy en día existe Internet creo que para aprender hay que ir a los sitios apropiados. Por otro lado he conocido y espero seguir conociendo varios países y lugares y considero que tengo mucha suerte de ser de donde soy. Me encanta la cultura, el paisaje, la comida, la calidad de vida… la gente; tengo a mi familia y a una parte de mis amigos. Por eso cuando llegue el momento me veo allí, promoviendo el Flamenco que además, cada vez está más en auge por allí también.

Familia, amigos…

La mejor del mundo, los mejores del mundo… Soy una persona muy familiar, estamos todos a una y cuantos más seamos para comer o para cenar ¡mejor! Además tengo la suerte de tener amigos de los de verdad que me he ido encontrando durante todos estos años. Mantengo la cuadrilla del colegio, la del pueblo y tanto en Málaga como en Sevilla he conocido amigos de los de para siempre dentro y fuera del flamenco. Considero que tengo muchísima suerte.

Me gusta sobre todo pasar tiempo con mi familia y con mis amigos. Me gusta ir a Ezcaray, al monte, a la playa, leer… Todo eso aporta en mi vida el equilibrio necesario para seguir, desconectar y cargar pilas.

adriana-3

Retos

Me los voy planteando sobre todo a corto plazo: desde un punto de vista profesional trato de evolucionar a nivel técnico y artístico, acabar el conservatorio, más adelante me gustaría crear algún proyecto, ser buena profesora y poder transmitir lo que sé a futuros bailaores y bailaoras. Y fuera de lo profesional pues dentro de unos años también me gustaría ser ama (mamá) y tener mucho tiempo para estar con mi familia y con mis amigos.

 

Intereses: qué te preocupa, qué te emociona…

Me preocupan muchas cosas, la lista puede ser muy larga pues todos sabemos cómo esta el panorama y además será lo mismo que escribe todo el mundo cuando le hacen esta pregunta… pero sobre todo me preocupan los problemas más cercanos, de la gente de mi alrededor y los míos.

 

Tercer grado

  1. Tres características que te definan.

Constancia, creatividad y buen carácter

  1. Qué haces en tu tiempo libre.

Procuro estar con mi familia y amigos, hacer planes con ellos, también me gusta estar sola, leer, ver vídeos, ir al teatro o a ver alguna actuación…

  1. Qué harías ahora mismo si tuvieses 20 años.

Lo mismo que estoy haciendo ahora

  1. ¿Cómo has costeado tu formación?

Con la ayuda de mi familia, con becas y cuando he podido con mi dinero.

  1. ¿Cuál ha sido el mayor reto profesional al que te has enfrentado?

Todos los días lo son, cuando me he ido enfrentando a diferentes retos durante estos años, siempre me han parecido que eran los más importantes: la primera vez que bailas en una peña, en un tablao, el primer concurso, la primera vez que actúo con bata de cola, el primer teatro, mi primer proyecto, la primera vez que trabajo con una compañía…

  1. ¿A quién te gustaría conocer?

A Chayanne, a Meryl Streep, a Pepe Mújica… Y me hubiese encantado conocer a Carmen Amaya, a Lola Flores, a Séneca, Ghandi, Chavela, Dolores Ibarruri, Nietszche, Freud, Dalí, Coco Chanel, Gabriel García Márquez, Mozart, Einstein, Kafka, Jose Luis Sampedro, Steve Jobs, Alejandro Magno, Platón, Beethoven, a Ramsés II… ¡se me ocurren tantos!

  1. ¿Cuál es tu siguiente meta?

Acabar el día bien.

  1. ¿Cómo te ves dentro de  10 años?

Esto me lo llevo planteando toda la vida y nunca sé qué decir.

  1. Lo mejor de tu trabajo.

La respuesta de la gente.

  1. Lo peor de tu trabajo.

Cuando no salen las cosas.

  1. Un libro, una película y una canción.

Depende del día… hoy por ejemplo: Pura Vida de Jose María Mendiluce, Martín Hache de Adolfo Aristarain y Pequeño Vals Vienés de Enrique Morente (letra de Federico García Lorca).

¿Nos dejas una frase inspiradora?

Hace poco he escuchado a un escritor italiano, Andrea Camilleri, y me ha gustado lo que ha dicho, algo así como que:

Hay que dejar de esperar los momentos perfectos y los caprichos de la inspiración; escribir y punto…  lo otro ya vendrá cuando toque.

 

Mientras redacto este post, sé que Adriana está bailando en Japón, después ¿cuál será su próximo destino? Sea cual sea, le deseo mucha mierda… y espero que a todos los que como yo, sois amantes de la danza, esta entrevista os haya despertado emociones, y al resto, al menos el gusanillo de la curiosidad.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: