Anna Cubeiro: fuerza y magia en el diseño

Diseño Anna Cubeiro

El trabajo de la diseñadora y escenógrafa Anna Cubeiro sugiere formas suaves y románticas, que evocan escenarios mágicos donde suceden historias llenas de detalles y colorido. Emprendedora y madre a tiempo completo, combina su trabajo como profesora en la Universidad Siglo 21 en Córdoba (Argentina) con su trabajo como diseñadora freelance y sus nuevos proyectos personales, el estudio de diseño Espacio en Blanco del que es promotora junto a su marido Fernando Cigna y la pronta publicación de un libro en el que ha participado como ilustradora.

Desde Barcelona destino:  Córdoba (Argentina)

Anna ya había iniciado un camino profesional en su Barcelona natal en el mundo de la escenografía y el diseño de vestuario, cuando el amor se cruzó en su vida y cambió todos sus planes. Se enamoró de un arquitecto argentino y en 2009 juntos decidieron dar el salto, e instalarse en Argentina.

¡Fue todo un cambio! A nivel profesional, venir a Córdoba  (Argentina) supuso iniciarme en el camino de la docencia. En Barcelona ni me lo planteaba, en gran parte porque podía “vivir” de la escenografía y del diseño de vestuario, aunque fuera un trabajo poco seguro y muy cambiante. En cambio, aquí en Córdoba es difícil dedicarse exclusivamente a una actividad artística.

Su currículum y experiencia en Barcelona le ayudaron a dar los primeros pasos en Córdoba y encontrar trabajo en la Universidad como docente y al mismo tiempo se animó a comenzar un Doctorado en Artes en la Universidad Nacional, al que no le puede dedicar todo el tiempo que quisiera pero que va avanzando poco a poco y llena así su faceta como investigadora que también le apasiona.

Córdoba es una ciudad de tradición universitaria (la Universidad Nacional fue fundada por los jesuitas en 1613, la más antigua de Argentina), con mucha gente joven, mucho ambiente y propuestas culturales. Sin embargo, casi todo se hace “a pulmón”. Lo bueno es que el clima estudiantil, favorece el hecho de que uno se pueda dedicar a la docencia y encontrar así una estabilidad laboral.

El día, para Anna, como para muchas madres trabajadoras, debería tener el doble de horas, pero aún así intentar organizarse y sacar tiempo para todo: para su familia y para nuevos y apasionantes proyectos.

Este año se me han presentado dos oportunidades. En la Universidad en la que trabajo, me han ofrecido ser tutora de una Tecnicatura en Gestión de Moda a distancia. Por otra parte, Fernando y yo hemos abierto un estudio de diseño, llamado Espacio en Blanco, donde tenemos nuestro estudio y además ofrecemos talleres y cursos de formación en arte y diseño.

Y otro de los proyectos de los que se siente muy orgullosa y al que le tiene un especial cariño es su participación como ilustradora en un libro infantil sobre la payasa Cándida Da que van a editar este año. Es especial porque es una iniciativa que está realizando junto a una amiga, ella los textos y Anna las ilustraciones y lo van ejecutando con calma, a su ritmo, por el placer de llevarlo a cabo, disfrutando del proceso.

Anna en la distancia corta

Anna Cubeiro
Anna Cubeiro

Anna Cubeiro Rodriguez, 36 años, madre de un hijo (Quimi) y de una hija (Emma).

¿Dónde vives? y ¿dónde te gustaría vivir?

Vivo en Villa Allende, una ciudad pequeña cercana Córdoba (Argentina). Me encantaría vivir aquí y en Barcelona, donde nací y me crié, donde tengo familia, amigos… ir y venir todo el tiempo… ¡Que la distancia no fuera tan grande!

¿Cuáles son tus aficiones y qué te aportan?

Me gusta dibujar y pintar con acuarela. Ahora, recientemente, también he aprendido a tejer en ganchillo y me relaja.

Familia, amigos, cómo es tu entorno…

En este momento estoy muy concentrada en mis hijos, porque son pequeños, y en mi vida con mi marido Fer, con quien comparto muchas inquietudes no sólo personales sino también artísticas.  Con mi familia (mis padres y mi hermano, sobrinos..) hablo mucho, pero por skype. Mis amigas de toda la vida están lejos ¡en Barcelona!, así que tengo contacto por whatsapp. No es lo mismo, pero estas aplicaciones me permiten mantener el contacto con las personas que tengo lejos y seguirlas cotidianamente.
Aquí, he podido hacer amigas en el lugar de trabajo, pero sobre todo he establecido un vínculo muy especial con los integrantes de una compañía de teatro independiente de la que formo parte: Balbuceandoteatro. Nos tomamos el tiempo para hacer proyectos que nos gustan, sin presiones. Y es un placer.

Balbuceandoteatro
Balbuceandoteatro

Retos a nivel personal

Saber compaginar mi vida laboral, en la que quiero seguir creciendo, con mi vida personal. Tratar de ser una buena mama, ¡eso sí es todo un reto!

¿Has renunciado a algo en tu profesión por mantener parcelas de tu vida personal?

¡Si! Me enamoré de un argentino y tuve el dilema de quedarme en Barcelona, donde ya tenía un camino profesional iniciado o cruzar el Atlántico. Me fui a Córdoba donde tuve que volver a empezar, aunque el hecho de ser de Barcelona y mi formación, me abrieron bastantes puertas.

¿Cómo es un día ideal para ti?

Un día en el que nos escapemos en familia al campo, al río.. a pasar el día fuera y romper con el ajetreo cotidiano.

¿Cómo concilias?

Hay semanas en las que me cuesta… ¡mucho! Los viernes por la noche termino agotada, dormida en el sofá.

Intereses: qué te preocupa, qué te emociona…

Me preocupa la inseguridad, que en Argentina es un problema grave, la pérdida de algunos valores como el valor por el esfuerzo, el respeto por el otro…, también que los niños de hoy estén demasiado enchufados a la tecnología y jueguen poco.

Y me emocionan mis hijos, cómo me sorprenden.

También hay trabajos de artistas, de teatro, de pintura, de diseño, de literatura… que me emocionan, no tanto por el dominio y la perfección técnica, sino por ese no sé qué que logra atraparte y sustraerte por un momento en el día a día.

Anna profesora y diseñadora freelance

Diseño Anna Cubeiro

 

Formación académica y no académica…

Licenciatura en Comunicación audiovisual, Grado superior en Artes escénicas – Especialidad Escenografía.

Actualmente estoy cursando un Doctorado en Artes – Especialidad Artes escénicas en la Universidad Nacional.

¿Cómo defines tu profesión?

Tanto como docente como diseñadora, es una actividad en la que siempre te tienes que estar formando, hay que estar pendiente de lo que se hace en el mundo, del trabajo de otros artistas y/o diseñadores, nuevos materiales, nuevas tendencias en diseño…

En clase me gusta mucho el intercambio con los alumnos, que también te obligan a estar al día y además te nutren con sus ideas.

¿A qué te dedicas en tu día a día como diseñadora?

Tengo mucho ajetreo en casa, pues mis hijos son todavía pequeños (Quimi de 5 años y Emma de 9 meses). Así que el tiempo que tengo destinado para trabajar, por las mañanas ¡tengo que aprovecharlo bien! Planifico mis horas de trabajo para preparar las clases y diseñar y trato de reservarme siempre un día de la semana para avanzar en mi tesis de doctorado.

Luego doy clase en la universidad 3 tardes a la semana, entre las 18:30 y las 22:00.

Diseño Anna Cubeiro

¿Te gusta lo que haces?

Sí, me gusta mucho. Como docente, me gusta el contacto con el alumno. Y como diseñadora de vestuario, me gusta que cada proyecto es diferente al otro, no es algo rutinario. Cada obra o proyecto te permite trabajar distintos estilos, poéticas… Siempre tienes que volver a empezar de cero, documentarte, reflexionar sobre el personaje que ayudas a crear, pensar en los materiales, siluetas…

¿Desde cuándo ejerces tu profesión como diseñadora?

Desde 2005 como asistente de vestuario y escenografía, luego he ido creciendo como diseñadora. Desde 2009 ejerzo también como docente.

¿Cómo has llegado hasta aquí?

Aprendí mucho de los tres escenógrafos con los que trabajé como asistente: Isidre Prunés, Quim Roy y, sobre todo, Montse Amenós. También fue muy importante trabajar en el equipo de ambientación de vestuario de la película El perfume, cuando se rodó en Barcelona. Fue una oportunidad para trabajar en una superproducción.

¿Por qué elegiste dedicarte al diseño y la escenografía, te inspiró algo o alguien?

Lo elegí porque desde niña me encanta el cine, el hecho de explicar historias en imágenes. Y luego, de más mayor, descubrí el teatro, que tiene un proceso creativo más lento y, personalmente, me gusta más porque permite reflexionar más en el trabajo que uno hace.

La especialización en escenografía y vestuario se me planteó mientras estudiaba, porque me daba cuenta de que me interesaba mucho la parte plástica de la puesta en escena. Y luego la vida me fue llevando al vestuario (ya que como mujer era lo que más me proponían hacer).

¿Qué competencias son las más importantes para desempeñar tu trabajo?

Como diseñadora: 

  • Ser capaz de trabajar en equipo, siempre se trabaja en colaboración con otros: actores, iluminador, escenógrafo, etc.
  • Entender cómo aplicar principios y recursos de diseño (como color, silueta, textura y superficie…) que hacen a la estética, pero también a la poética y a lo simbólico
  • Comprender la influencia de los procesos históricos y sociales en el fenómeno de la vestimenta, conocer la historia es fundamental.
  • Estar al día de estéticas y movimientos artísticos históricos, pero también contemporáneos

Como docente:

  • Ser más un estimulador para que el alumno haga propio el conocimiento y lo aplique. Para ello hay que saber ser perceptivo y entender la situación del alumno.

¿Has renunciado a algo por tu trabajo?

No, en mi vida he puesto por encima lo personal a lo laboral. Seguramente si hubiera priorizado lo laboral, en lugar de Córdoba, hubiera tenido que elegir otro lugar de residencia. ¡En otras capitales como Madrid o Buenos Aires se ofrecen muchas más oportunidades!

¿Cómo han sido los últimos años en lo profesional y cómo ves el futuro?

Todo está cambiando con las nuevas tecnologías, tanto en la fase de diseño como en la de las técnicas de confección; así como en la propia producción de los espectáculos y la puesta en escena.   Y en la docencia también, las nuevas aplicaciones digitales van abriendo el camino para una participación distinta de los alumnos, favorecer la educación a distancia… Creo que es el cambio más importante que se está dando y al que tenemos que saber adaptarnos.

¿Qué recomendarías a alguien que quiera dedicarse al diseño y escenografía?

Es una profesión muy vocacional, así que le recomendaría que trate siempre de disfrutar los proyectos en los que trabaje. A veces, una tiene que trabajar en propuestas con las que no está muy de acuerdo, por ejemplo en el teatro más comercial, pero siempre es posible buscar un enfoque creativo. No nos tenemos que limitar a resolver, sino que podemos y debemos atrevernos a crear, a proponer, alternativas más innovadoras…

¿Hay algo que te hubiera gustado saber cuándo empezabas y que sabes ahora?

Que hay que darse el tiempo para aprender, para adquirir experiencia… que siempre se aprende y la universidad sólo es el primer paso de un largo camino.

Tercer grado

  1. Tres características que te definan

Curiosa, reflexiva y hogareña.

  1. Qué haces en tu tiempo libre

Juegos con mis hijos, dibujo, leo y tejo a ganchillo.

  1. Qué harías ahora mismo si tuvieses 20 años

Viajar.

  1. Cómo has costeado tu formación

Con la ayuda de mis padres, excepto el doctorado, pues ya me mantengo con la docencia principalmente.

  1. Cuál ha sido el mayor reto profesional al que te has enfrentado

La tesis doctoral está siendo mi mayor reto en este momento.

  1. A quién te gustaría conocer

A la diseñadora de vestuario Colleen Atwood, al director y escenógrafo Bob Wilson.

  1. Cuál es tu siguiente meta

Terminar la tesis. Otra meta que tengo es realizar una producción escénica propia y atreverme a dirigir.

  1. Cómo te ves dentro de  10 años

Muy parecida a ahora, aunque espero que con un poco más de tiempo libre y más experiencia.

  1. Lo mejor de tu trabajo

Como diseñadora, que siempre se presentan nuevos desafíos y oportunidades en cada proyecto y como docente, el contacto con el otro.

  1. Lo peor de tu trabajo

Que siento siempre que me falta tiempo para terminar los proyectos como yo quisiera y en las clases que, a veces, es difícil enfrentar la falta de capacidad de concentración de la mayoría de los alumnos.

  1. Un libro, una película y una canción

Cien años de soledad de Gabriel García Márquez; Todo sobre mi madre de Almodovar; In my place de Coldplay

 

¿Nos dejas una frase inspiradora?

Hacer algo que realmente nos gusta y apasiona es el mejor camino para aportar algo bueno a nuestro entorno, por pequeño que sea.

 

¿Es el diseño tu pasión?, ¿quieres saber más sobre este tema?

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: